El carsharing sigue creciendo en España

El carsharing o alquiler de coches por horas está en pleno momento de crecimiento en España. Tras superar con éxito los primeros años de apuesta por esta modalidad, las empresas que ofrecen este servicio en nuestro país auguran un futuro sólido al sector y evalúan como un triunfo los niveles de impacto alcanzados.

“La penetración del carsharing en las ciudades como un complemento al transporte público y una alternativa al coche privado y al alquiler tradicional, cuenta cada vez con más adeptos. Nosotros ya hemos alcanzado los 20.000 usuarios”, asegura Gabriel Herrero-Beaumont, Presidente y cofundador de la start-up española Bluemove.

1

Ésta es sólo una mínima parte en el enorme universo de la economía colaborativa o consumo colaborativo, una revolución que adapta y pone en práctica el intercambio tradicional en las nuevas plataformas digitales, jugando un papel crucial en el desarrollo de nuevas ideas, como nuevas modalidades de alquiler, compra-venta y préstamos. La sociedad tiende a la utilización de estas nuevas propuestas debido a su precio más competitivo y justo, y respondiendo a un claro espíritu de renovación.

Los beneficios de esta economía suelen tener un impacto económico y medioambiental positivo. Tal es el caso del carsharing, que favorece el uso racional del coche en detrimento de la sobre-utilización del vehículo privado y en favor del uso del transporte público. “Los usuarios de carsharing sólo cogen el coche cuando es imprescindible. El resto de desplazamientos los realizan en bici, metro, bus…”, apunta Herrero-Beaumont.

La comodidad, la flexibilidad y el ahorro económico son los tres principales beneficios del carsharing. El funcionamiento es el siguiente: el usuario busca en una app el parking más cercano, reserva y conduce cuando quiere, ya que los parkings están abiertos 24 horas al día. Los gastos de mantenimiento del vehículo, seguro y combustible corren a cargo de la empresa, de modo que el usuario solo tiene que preocuparse por conducir.

A pesar de su juventud, este sector mira con optimismo al futuro. Cada vez son más las empresas que apuestan por este servicio en España, tratándose de una modalidad muy común en todo el mundo, y que ha cosechado éxitos desde los años 80. En España ya operan 6 empresas, según la Asociación Española de Carsharing.

Ejemplo de ello es la rápida evolución de Bluemove, la única que desarrolla su propia tecnología en España: desde su nacimiento en 2010 ha ampliado su flota, presente en Madrid y Sevilla, a más de 200 vehículos en poco más de 4 años. Esta empresa, que surgió como un proyecto local que trata de mejorar la movilidad urbana de estas dos ciudades, tiene ya 20.000 usuarios, de los cuales 10.000 son usuarios activos.

El carsharing es un fenómeno que, desde hace unos años empieza a ser muy conocido en Europa, y cada vez más en España. Por ello, estas empresas tienen miras y objetivos internacionales pero todavía tienen que crecer por España. Herrero-Beaumont deja claro que Bluemove desea expandirse por Europa e incluso fuera de este continente, pero que “probablemente el primer destino será Barcelona, por su relevancia  económica”.

Fuente: El Referente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>